Una auditoría energética en una industria, analiza los consumos de todos los procesos que conlleva la actividad industrial de la instalación, de tal forma que se defina un punto de partida que permita identificar medidas de ahorro energético a acometer.

Cuando se realiza una auditoría energética en una industria, se debe analizar todos los puntos de consumo que haya en las instalaciones, así como los equipos implicados en dichos consumos, de tal forma que se pueda determinar un punto de partida inicial.

En base a esta información se puede definir las Medidas de Ahorros Energético a acometer para mejorar la eficiencia energética de la instalación. Este ahorro lleva derivado un beneficio económico y la disminución de emisiones de CO2.

Fases de realización de auditorías energéticas en industria

Consumos energéticosEl comienzo de la auditoría tiene como finalidad el requerimiento de información general de la empresa y las instalaciones a auditar, datos como identificación de fuentes de suministro energético (facturas, mediciones, etc…), inventarios de equipos consumidores de energía, planos de las instalaciones, etc… Esto nos permite tener una visión global para programar de una forma adecuada los trabajos a realizar en la visita a las instalaciones.

Con toda esta información se visita la planta por el equipo auditor, llevando consigo los diferentes equipos de medición técnicos, para registrar los datos energéticos “usados” en la fabricación de las piezas o servicios.

La información recopilada en las dos primeras fases de la auditoría, se analiza para obtener información como: situación de cada máquina o líneas de procesos influyentes energéticamente, horarios de funcionamiento, cargas de trabajo, etc.

En general, la manera de actuar en una factoría, será haciendo mayor hincapié en los sistemas consumidores críticos, ya sean por un  mayor consumo del global de la fábrica industrial, o por nivel de importancia, para la obtención de la materia elaborada.

De esta manera, aquellos sistemas que generan frío y calor, suelen necesitar  un alto nivel de estudio, como así las máquinas de alta potencia energética, sin menospreciar otros sistemas o tecnologías como pueden ser, la producción de aire comprimido, o incluso la iluminación.

Una vez conocida las particularidades de la factoría, se ordena el número y tipo de mediciones a realizar durante la visita a planta, teniendo en cuenta las principales partes de procesos. Y estas medidas serán básicas en el posterior análisis energético.

Recoger medidas con diferentes equipos técnicos es muy importante, para poder analizar el correcto funcionamiento de los sistemas energéticos en este sector de los diferentes parámetros eléctricos, de humedad, calor, frio, etc. Para ello se usan equipos como son principalmente: analizadores de redes, caudalímetros, analizadores de gases, luxómetros, termohigrómetros, cámaras termográficas y fotográficas.

Perdidas por bombas
Perdidas de calor en equipos de bombeo

Además durante la visita, se verifica el inventario de equipos de trabajo y maquinaria, por si fuera necesario hacer alguna actualización, señalando las características técnicas de cada producto, que estará marcado por el nivel de detalle que sea necesario.

Con posterioridad a la toma de datos in situ en los trabajos de gabinete, se llevará a cabo un análisis de la información que permita identificar medidas de ahorro energético que pueden llevarse a cabo, aportando información sobre los ahorros energéticos y económicos esperados, la inversión necesaria, periodos de retorno.

Fundamentalmente la realización de las auditorías energéticas en el sector industrial, constituyen un factor clave,  para lograr el objetivo  “gastar menos energía” en un periodo temporal marcado a corto o medio plazo por la empresa, sin penalizar con ello la cantidad de producción requerida por mercados o clientes.