Memoria de Sostenibilidad

¿QUÉ ES LA INFORMACIÓN SOBRE SOSTENIBILIDAD?

Es la información sobre la gestión social y ambiental de una organización. Aplicable a todas las organizaciones, empresariales o no, con sede en Europa. Es obligatorio en la presentación anual de resultados para las empresas grandes (más de 250 empleados o 40 millones de euros de facturación). Es un requisito de información, una declaración de situación, no una exigencia de realización de mejoras [por ahora].

Esta información sobre la gestión social y ambiental incluye datos sobre los siguientes aspectos (y algunos más):

  • Empleados: Diversidad por género, edad, tipos de contrato, diferencia de retribución entre directivos sobre media, brecha salarial.
  • Salud y seguridad laboral: cantidad de accidentes y gravedad.
  • Formación.
  • Respeto a los Derechos Humanos de trabajadores en toda la cadena de valor.
  • Mecanismos para luchar contra la corrupción y el soborno.
  • Información de contribución fiscal por países.
  • Procesos de protección y atención a los consumidores.
  • Consumo de energía.
  • Emisiones de gases de efecto invernadero (huella de carbono).
  • Consumo de agua.
  • Gestión de materiales (economía circular).
  • Contaminación acústica y lumínica.
  • Protección de la biodiversidad.

¿Por qué y para qué hay que informar sobre la gestión de la sostenibilidad?

Toda actividad económica está enmarcada en un contexto social. Todo contexto social (con sus actividades económicas) están enmarcadas en un contexto ambiental. Por tanto, toda actividad depende e impacta en su contexto social y ambiental.

La gestión de una organización debe realizarse desde un punto de vista económico (por supuesto), pero ampliando la visión para tener el mejor desempeño posible en el contexto social y ambiental. Por eso se habla de responsabilidad social corporativa, sostenibilidad, equilibrio, triple balance; valor compartido entre diferentes formas de capital, capitalismo responsable o capitalismo de stakeholders.

La conciencia creciente sobre temas como la diversidad y el cambio climático derivan en una demanda de información del comportamiento de una organización en estos temas.

  • Para dar respuesta a la cuestión sobre el propósito, finalidad o utilidad general de una empresa u organización.
  • Para ver cómo es la realización de ese propósito, más allá de un compromiso.
  • Por alineamiento, afinidad, preferencia, selección, confianza.
  • Para tomar decisiones informadas.
  • Los clientes para decidir qué comprar.
  • Los inversores (accionistas, fondos, bancos) para saber cómo de sostenibles son sus inversiones, sus riesgos y oportunidades.
  • Los empleados para preferir donde entrar o permanecer mejor.
  • Las administraciones públicas como reguladores para procurar la simetría de información veraz y preferencia en la compra pública, con preferencia para lo que beneficia al bien común.

Es obligatorio incluir información y resultados de gestión de sostenibilidad, en la presentación anual de resultados para las empresas grandes (más de 250 empleados o 40 millones de euros de facturación). Ley española 11/2018 (trasposición de la Directiva Europea 2014/95).

Ya lo están haciendo las grandes empresas. Esta memoria de sostenibilidad es ya una tradición en corporaciones anglosajonas.

Por tanto, la información de sostenibilidad es una exigencia para toda gran empresa; conveniente en cualquier caso para tomar conciencia, gestionar riesgos, preparar requisitos de partes interesadas (“stakeholders”), responder a la demanda creciente en este sentido, aprovechando oportunidades, mediante un valor diferencial, sostenible en el tiempo (con visión a largo plazo).

¿Cómo reportar la información de sostenibilidad?

La gestión de una organización debe realizarse desde un punto de vista económico (por supuesto), pero ampliando la visión para tener el mejor desempeño posible en el contexto social y ambiental.

Por eso se habla de responsabilidad social corporativa, sostenibilidad, equilibrio, triple balance; valor compartido entre diferentes formas de capital, capitalismo responsable o capitalismo de stakeholders.

La organización debe presentar anualmente su estado de información no financiera (EINF) relativo a su gestión social y ambiental.

La información de sostenibilidad facilitada debería seguir el estándar de referencia más utilizado: GRI, Global Reporting Initiative. Esta metodología (GRI) trata todos los temas, va dirigida a todos los grupos interés.

No obstante, aunque esta metodología GRI es la más extendida y la recomendada por la propia ley, dependiendo de a quién se dirija la información [de sostenibilidad], de qué información se disponga, o qué enfoque se le quiera dar, es conveniente tomar esa misma información y presentarla en otra estructura, forma o detalle. Por ejemplo:

  • Para destacar los aspectos relevantes (materialidad) en función del sector, para comparar entre organizaciones del mismo sector, se utiliza el estándar SASB.
  • Para información sobre cambio climático y escenarios de riesgo, las entidades financieras y los inversores utilizan el marco de referencia TCFD.
  • Para establecer objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero alineados con el Acuerdo de París (que no lleven a un calentamiento mayor de 2°C, con el presupuesto de carbono remanente), hay que hacer informar de un plan de reducción (descarbonización) cuyo principal estándar es SBT (Science Based Targets).

Hay diversos marcos de referencia (cómo reportar), estándares (qué reportar), métricas, índices o rankings. Se debe utilizar el más adecuado a cada caso. O varios, si la información se dirige a diferentes audiencias. De hecho, es conveniente y habitual desarrollar una memoria de sostenibilidad.

El estado de información no financiera es, salvando las distancias, como una tabla contable. Pero contando no dinero, sino empleados en formación, consumo de energía, emisiones, etc. Datos. Estructurados por categorías de contabilidad de sostenibilidad (como GRI).

Más allá de este informe contable formal, plano, todos estos datos se entienden mejor realizando un trabajo de comunicación para redactar y poner en valor la responsabilidad y evolución de la organización.

El resultado es la memoria anual de sostenibilidad, tal como estamos acostumbrados a ver actualmente en la web de cualquier gran empresa.

¿Cómo puede ayudar SinCeO2?

Tal como hemos visto, la sostenibilidad es un asunto complejo, que abarca diferentes ámbitos y la información de sostenibilidad puede presentarse de diferentes modos. Como dice la Ley de Información de Sostenibilidad 11/2018, “la información presentada debe ser precisa, comparable y verificable”.

Por eso, la mayoría de las organizaciones están contando con la colaboración de consultores como SinCeO2 para desarrollar esta tarea; con conocimiento, experiencia y rigor.

  • Para recopilar toda la información requerida.
  • Para definir los indicadores de seguimiento adecuados (KPIs).
  • Para plasmar los datos en informes o reportes correctamente.
  • Para explicar y defender la posición y la gestión de la organización en auditorías de verificación.
  • Para sugerir mejoras en los reportes ya elaborados.
  • Para estudiar y proponer mejoras de desempeño y rendimiento.

Porque, más allá de la información sobre la situación de sostenibilidad, hay que desarrollar una gestión, una gobernanza, para mejorar la situación. Por ejemplo, definir y aplicar un plan estratégico de gestión energética y acción de descarbonización.

Esto es aún más complejo. Por lo que es más que conveniente disponer de la colaboración de asesores expertos como SinCeO2 para desarrollar o acelerar esta evolución.

Responsabilidad Social Corporativa

Últimas entradas en Responsabilidad Social Corporativa

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.