El consumo en iluminación es una parte muy importante del total de la factura energética de una empresa. Actuar sobre este punto puede conllevar ahorros energéticos y económicos importantes, además de que nuestra actividad sea más respetuosa con el medio ambiente.