La huella de carbono de eventos mide la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que son liberadas a la atmósfera a consecuencia del desarrollo del conjunto de actividades de un evento.