La producción de frío en la industria láctea es muy importante, ya que dentro de sus diferentes procesos cuenta con un elevado consumo energético.