Tradicionalmente, la gestión de activos (ISO 55001) podía consistir en una pura gestión de su amortización contable, el trazado de su mejor o peor mantenimiento y su imputación de costes en una cadena de valor, a lo sumo.