El beneficio que concede la aportación de la industria 4.0 al sector, y más concretamente a la gestión de la energía, es sin lugar a dudas un hito que marca un antes y un después en el modo de trabajar en las organizaciones,